Susana y Carlos. Los Fotógrafos

 

Somos un matrimonio con hijos y los mismos problemas que afectan a todos los españoles del mundo real, pero como también somos fotógrafos de bodas, lo más probable es que pasemos la mitad del tiempo adorando a la cámara, esa compañera fiel que nos sigue sin protestar a casi todas partes.

La otra mitad nos la pasamos procesando fotos delante del ordenador, comiendo chocolate cuando el stress me supera y procesando miles de fotos de boda.

Fotógrafos de Boda - Susana Paz y Carlos Iglesias

Cómo nos hicimos fotógrafos de boda

Hace más años de los que me gustaría reconocer, me gradué de periodista, pero trabajé en casi todo menos en la prensa. Estuve casi dos años en el teatro profesional y en alguna escuela de música, pero terminé viviendo de la redacción publicitaria, el diseño gráfico, la fotografía infantil y las relaciones públicas. Un buen día me armé de valor y comencé a fotografiar bodas de amigos. Luego novias para publicaciones especializadas y bodas de otoño e invierno, matrimonios no convencionales que buscaban un punto de vista más personal… y me gustó más de lo que podía esperar. Así que coloqué una cámara en las manos de mi marido, quien gracias a la crisis ahora disponía de mucho tiempo libre, y le invité a sumarse a este proyecto maravilloso que ya dura más de seis años. Juntos descubrimos lo gratificante que resulta convertir un hobby en un trabajo habitual y en una gran pasión.

Carlos es un tipo simpático, impredecible y risueño. Es lo más alejado del arquetipo que se tiene de un fotógrafo profesional y el responsable de la mayor parte de esas sonrisas tan espontáneas que nuestras parejas muestran en sus fotos de boda. Para mí es el compañero imprescindible, el alfa y la omega, la pata que no puede faltar a la silla y el que carga con el equipo pesado (técnico y humano) mientras hace unas fotos impresionantes sin apenas despeinarse y soporta con una paciencia asombrosa todos mis nervios y malacrianzas.

 

Chocolate, queso, maratón de series en invierno, un café fuerte, una manta enorme, un gran libro,

alguna discusión sobre un tema trivial y muchísimos besos.

 

Nos conmueven y nos gustan las mismas cosas que a ti. Nos encanta la comida gallega, los buenos vinos, viajar, y tenemos una necesidad compulsiva de hacer clic. A mí me chifla la tecnología y es casi seguro que voy a rechazar la mejor fiesta del mundo por leer un buen libro. De hecho, los libros son mi gran pasión.

Mi Carlos es un manitas, un hácelo todo que se queda absorto descifrando con qué madera construyeron una puerta o si una barandilla o un grampón para sujetar cristales, están construidos con un buen acero. ¡Ah! también le gustan las pelis de guerra…. ¿+++*****?

Y bueno, hay otra parte del tiempo que también hacemos cosas propias de gente que se siente bien y quiere ser joven para siempre. Fíjate en esta foto que nos tomó una pareja mientras les hacíamos una sesión de fotos preboda…. ejem… se suponía que nosotros a ellos.

 

Quiénes somos. Susana y CArlos. Fotógrafos de boda en Santiago de Compostela y Coruña.

 

Ahora que ya sabes cómo somos, comprenderás por qué son bien recibidos en nuestro estudio todas las personas enamoradas y las que creen en el amor aunque aún lo sigan buscando.

Nunca olvides que el amor es el motor que lo mueve TODO.

 

 

 

 

Déjanos un Comentario

Tu correo nunca será publicado ni compartido. Este campo debe ser rellenado *

Menu